1.5 Mecanismos formales de ahorro.

Las figuras jurídicas para colocar dinero se pueden estudiar desde varios ángulos; Legal, Fiscal-Contable, Financiero, entre otros. Para efectos de la administración patrimonial nos enfocaremos en el tipo específico del rubro. Será importante ejemplificar cada tipo para poder desencadenar correctamente las implicaciones de su uso.

 

Las más comunes son:

  • Contrato de Depósito (En cuenta corriente): Es la cuenta típica colocada en banca de piso. Si bien la definición puede sobrar por su cotidiano uso, es importante encontrar la principal deficiencia de su uso común en la falla de riesgo jurídico que representa al mantener recursos. El contrato de depósito, o cuenta corriente “chequera”, es una cuenta susceptible de embargo “sin escalas”.

 

Narraremos el “embargo a la nómina” efectuado por las instituciones de crédito. Esta práctica se dio a partir del año 2009, cuando los bancos acorde al premiso regulatorio podían tomar recursos de “la cuenta de nómina” cuando el crédito de un usuario dentro del uso de la misma institución financiera entraba en el tercer mes de impago. Esto sucedía entendiendo que es ilegal embargar nómina, debido a que en el segundo efímero en el que el patrón deposita los recursos, deja de ser nómina y se considera un ejercicio legal de depósito bancario ejercido por el titular de la cuenta. Al generar embargos rápidos y por cuantías pequeñas, es normalmente poco económico establecer un procedimiento judicial para alegar ilegalidad.

 

  • Caja de Ahorro: Las cajas de ahorro son sistemas de ahorro voluntario entre los trabajadores de alguna empresa, o un grupo de participantes afiliados que consiste en la aportación voluntaria del empleado o usuario, sin que la empresa o institución tenga el compromiso de realizar alguna aportación cuya finalidad es el ahorro y otorgar préstamos a los empleados o usuarios.

 

Su naturaleza tiene como objetivo contener el riesgo de crédito mediante la garantía del préstamo, usualmente asociado a la nómina. Así, un trabajador de, por ejemplo Cemex, puede solicitar un préstamo a una tasa mucho menor que la de mercado. Usualmente la tasa cobrada será TIIE +4% a 6%, por ende la tasa pagada a la inversión interna será superior a la tasa de referencia, dejando un diferencial para gastos y la reinversión en la “bolsa general”. La regulación vigente no permite ingresar recursos a menos que se forme parte de la compañía que otorga la prestación, pero en la práctica existe más de un caso donde las empresas ejercen libertad al depósito para empleados y ex empleados. No hay límite de aportación, no se grava la ganancia y los recursos usualmente se encuentran a liquidez de corto plazo. (Deuda Corto plazo como parámetro).

El riesgo más común es el de liquidez, cuando un participante sostiene pertenencia encima del 50% de los recursos administrados o prestados. A su retiro la caja puede entrar en impago, o desplomar la tasa variable a niveles donde el instrumento deje de ser conveniente.

 

  • Fondo de ahorro: Uno de los conceptos más comúnmente utilizados de manera incorrecta. El fondo de ahorro es una figura legal para trabajadores que tiene una forma específica apegada al artículo 31 de la Ley del ISR. El mecanismo forma parte de los rubros de “previsión social” y es una prestación deducible de impuestos para la compañía con los siguientes parámetros:

 

Los empleados pueden aportar hasta el 13% de su salario, y el patrón deberá hacerlo con una cantidad igual o mayor.  Por ejemplo, si un trabajador destina $900 a su fondo de ahorro y su empleador hace lo mismo, cada mes habrá acumulado $1,800 pesos.

Debe cumplir con los siguientes requisitos:

 

  • El aporte al fondo debe ser constante, es decir, debe realizarse en forma semanal, quincenal o mensual.
  • Además del 13% del ingreso del trabajador, las deducciones nunca pueden exceder el equivalente a 1.3 veces el salario mínimo mensual del área geográfica donde opera la compañía.
  • En caso de superar esos topes, el monto excedente será 100% gravable para ISR.

 

Los intereses generados son 100% libres de ISR. Las empresas contratan servicios de casas de inversión para su gestión y suelen (si no es que deben) estar invertidos en instrumentos de máxima o buena Calificación crediticia, para evitar volatilidad en el monto entregado.

 

  • Plan de pensión: Los instrumentos de pensiones suelen asociarse con cuentas de retiro, sin embargo, juegan un papel fundamental en la administración patrimonial, más allá del ahorro para el retiro. Los segmentos más altos, que usualmente son más complejos, encuentran en los planes de pensión privados herramientas fundamentales para la estratificación del capital, la optimización tributaria y la planeación sucesoria.

Su principal atributo es la exención de impuestos.

 

Existen, dentro del sub tipo de privados, 3 tipos:

 

  • Contribución definida (Ej. Afore): Se determina una aportación que se va acumulando en una bolsa específica. Esta bolsa servirá para consumirse de manera inversa hasta la terminación de lo aportado. En el caso de los planes corporativos tienen como objeto incentivar a la aportación para el retiro y generar antigüedad en los trabajadores, entregando una “iguala” a la aportación realizada por el participante, que se adquiere conforme a una tabla de derechos contra antigüedad.
  • Beneficio definido (Ej: IMSS): Se acumula en una bolsa general. El monto recibido es calculado con anticipación independientemente del monto aportado. Los parámetros normalmente utilizados son; años trabajados, sueldo percibido, políticas internas del programa de pensiones en el caso de planes institucionales.
  • Híbridos: Una mezcla separada en sub cuentas.

 

  • Cuentas de inversión: Conocida en todas sus formas, nos enfocaremos a estudiar los contenedores contractuales, y no el destino de colocación, o “asset” colocado.
  • Contrato de comisión mercantil: Permite a la institución financiera establecer los costos de administración y derivados de la gestión del patrimonio. Comúnmente usados para las intermediaciones de “tarifa única”. Es una cuenta de colocación con características básicas que permite generar un cobro a cambio de la prestación de un servicio de colocación.
  • Contrato de intermediación: Tipo de contrato más común en las casas de bolsa. Se apega a la regulación para fijar comisión máxima por intermediación y operación ejecutada. El tope legal de comisión cobrable por operación es de 1.7% a la ejecución.
  • Fideicomiso:  Figura legal más comúnmente utilizada por operadoras de fondos de inversión mediante sus aseguradoras para gestionar fuera de las reservas el capital. Goza de inembargabilidad y libertad de operación al pago de beneficiarios.

Llena tu Solicitud

Empieza tu proceso de admisión llenando el siguiente formulario